jueves, 28 de febrero de 2008

El príncipe Enrique de Inglaterra combatió durante diez semanas en Afganistán


El príncipe Enrique, en Afganistán. (Foto: AP)

  • La información era confidencial y ha sido filtrada por medios de fuera del Reino Unido
  • 'Su conducta en las operaciones de Afganistán han sido ejemplares', dice el ejército

AGENCIAS

LONDRES.- El príncipe Enrique, hijo pequeño del príncipe de Gales, ha combatido durante 10 semanas contra los talibanes en el frente de Afganistán, ha anunciado el ministerio británico de defensa.

El destino del príncipe desde el pasado mes de diciembre ha sido confidencial, informa 'The Guardian'.

La noticia de su desplazamiento al frente norte de Afganistán se ha filtrado a raíz de la ruptura de un acuerdo de embargo de la noticia con los medios de comunicación cuando la historia se publicó en EEUU a partir de una información en Drudge Report.

La nota indicaba que la fuente era una noticia publicada el mes pasado en una revista femenina de Australia.

"Estoy muy decepcionado por la publicación de la noticia sin consultarnos en sitios de Internet extranjeros", ha dicho Sir Richard Dannatt, al frente del ejército británico.

La actitud de estos medios, dice Dannat, contrasta con "la actitud altamente responsable de los medios impresos y audiovisuales británicos, y un pequeño número de medios extranjeros".

En mayo de 2007 Sir Richard Dannat afirmó que Enrique era un peligro para las tropas británicas, para las 11 personas a su cargo, y que por tanto se quedaría en casa y no iría a primera línea.

«Tras una visita a Irak la semana pasada, he descubierto un número de amenazas específicas directamente vinculadas al príncipe Enrique y a todos aquellos que estén a su alrededor y no estoy dispuesto a correr esos riesgos», señaló entonces Richard Dannat.

Enrique planteó su abandono del ejército si no podía ir al frente junto a sus compañeros.
Nueva petición a los medios de comunicación

"Su conducta en las operación de Afganistán han sido ejemplares", ha dicho Dannat tras conocerse la información.

"Al igual que todos los de su generación que sirven hoy en el Ejército, es motivo de orgullo para la nación", añade el alto mando militar, que precisa que, al llegar a un entendimiento con los medios de comunicación para que no difundiesen la información, "el riesgo era manejable".

Una vez que la noticia es "de dominio público", los mandos militares británicos pedirán asesoramiento de los comandantes en el terreno sobre si Enrique puede seguir sirviendo en Afganistán.

El alto mando militar ha aprovechado el comunicado para hacer un llamamiento a los medios de comunicación para que se abstengan de informar de los movimientos del príncipe y vuelvan a cumplir los términos del acuerdo.

El príncipe Enrique, de 23 años, ha estado viviendo y trabajando en una base militar situada en la provincia de Helmand. Es el tercero en la línea de sucesión al trono británico.

1 comentario:

Adrià Urpí dijo...

A mí es que este Henry no me acaba de convencer...desde luego necesita un "lavado de imagen" debido a su comportamiento en la adolescencia...en fin esperemos que se haga digno del puesto que ocupa.
Un abrazo amigo Alfonso