lunes, 28 de julio de 2014

Cambios en el funcionamiento interno de la Casa del Rey

ABC

Tal y como anunció hace un mes y nueve días, en su discurso de
proclamación, el Rey ha empezado a renovar la Monarquía. Antes de que
termine este año, la Casa del Rey pondrá en marcha una serie de
medidas con el fin de modernizar esta Institución y adaptarla a los
nuevos tiempos.

Entre otras medidas, Don Felipe ha decidido someter las cuentas de la
Casa del Rey a una auditoría externa, que será realizada por la
Intervención General del Estado y deberá preservar la independencia
presupuestaria que la Constitución atribuye a esta Institución. Esta
auditoría empezará a hacerse con las cuentas de 2015. Además, Don
Felipe ha dado instrucciones a La Zarzuela para que establezca un
régimen jurídico de los regalos destinados a los miembros de la
Familia Real. También se dotará al personal de la Casa del Rey de un
código de conducta, que incorpore principios de buen gobierno, y de un
régimen de incompatibilidades.

Además, Zarzuela contará con el asesoramiento jurídico permanente de
la Abogacía General del Estado para que sea ésta la que lleve a cabo
sus servicios jurídicos. De la misma manera, firmara un acuerdo de
colaboración con la Secretaria de Estado de Comercio que le asesore y
apoye en la promoción de los intereses económicos españoles.

Los familiares no desarrollarán actividades institucionales

Todas estas medidas han sido anunciadas en la mañana de este lunes en
la primera reunión informativa celebrada en el Palacio de La Zarzuela
con el equipo de Don Felipe. En dicho encuentro, la Casa del Rey ha
informado también de que Don Felipe ha decidido establecer una serie
de principios que guíen las actividades de la Familia Real. De esta
forma, los miembros de la Familia Real solamente podrán desarrollar,
con carácter exclusividad, actividades de carácter institucional.
Estas actividades se realizarán por encargo del Rey o del Gobierno.
Son miembros de la Familia Real los Reyes, Don Juan Carlos y Doña
Sofía, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

Los familiares del Rey, como la Infanta Doña Elena, no desarrollarán
actividades institucionales ni percibirán retribuciones del
presupuesto de la Casa, aunque el Rey podrá encargarles algún acto
puntual u ocasional, pero por el que no recibirán retribución alguna.

Zarzuela también ha informado que este año se mantendrá la
distribución presupuestaria que se realizó en el anterior Reinado, de
forma que Don Felipe podría seguir cobrando la misma dotación que
percibía cuando era Príncipe de Asturias durante los próximos meses,
en los que Don Juan Carlos continuaría percibiendo la asignación de
Rey.

«La Casa va a ser más permeable, va a estar más abierta y va a pedir
más opiniones a expertos. Vamos a improvisar poco», afirmaron fuentes
de Zarzuela en la citada reunión.